jueves, 17 de octubre de 2013

EMPIEZA LA GUERRA , ya se oyen los tambores

Buenos dias a todos ..... hoy creo q haré un post largo de todas las informaciones q van saliendo, por lo visto a mi corto entender se ha empezado una guerra y las acusaciones ya están dirigidas y encaminadas a un choque frontal entre  con su aliado  y por el otro lado  ,  y   .... por nombrar algunos de los dos frentes, que aunque hay mas ejércitos en los dos bandos, pero pienso que estos serán los que lleven todo el peso.
Bueno no aburro mas y pasemos al copia y pega de lo que cada ejercito ha sacado al campo de batalla y esperando que aunque todos los que me leen saben en que ejercito estoy, espero ser parcial aunque me costara bien lo sabe el de arriba.

Para empezar os dejo un vídeo que resume el camino que se debería tomar. 
El  documental esta en alemán pero subtitulado muy bien por el equipo de  


Documental "El Espíritu de Schönau" (Subt cast/cat/gal)






Som Energia

--------------------------------------
Como no sabia con cual empezar lo he echado a cara y cruz  y ha salido la exposición de las Renovables así que empezamos
---------------------------------------------
    Y aun dicen que las renovables son caras 

Jorge Morales
Socio Protector  de Fundación Renovables
 Vivimos deprisa, sin tiempo para discernir lo anecdótico de lo sustancial. Nos sometemos a una avalancha informativa entre la que no es fácil distinguir los intereses empresariales que frecuentemente están detrás de cada noticia.
El sector energético vive en la actualidad uno de esos momentos históricos, caracterizado porque, gracias a un enorme esfuerzo tecnológico desarrollado durante decenas de años, por primera vez hemos sido capaces de conseguir que las fuentes de energía renovables puedan competir con las convencionales en numerosos escenarios sin necesidad de considerar su arrollador balance de externalidades. Esto es, de costes no considerados en el precio.
Solo pensar en una de las externalidades: los efectos bélicos asociados frecuentemente al control de los hidrocarburos, me lleva a recordar a Sorolla, motivación del título de este artículo, para preguntarme si incluso a precios superiores aún hay quien pueda decir que las renovables sean caras.
Desafortunadamente, este tipo de argumentos son, en una sociedad como la nuestra, insuficientes para convencer a la población –y por ende a sus políticos– de la necesidad imperiosa de cambiar a un modelo energético en el que las renovables sean protagonistas; pero he aquí que, como digo, ya no es necesario. Estamos de enhorabuena, ahora podemos poner números encima de la mesa para demostrar que, incluso restringiendo nuestro análisis a los precios, las renovables son vencedoras.

Las centrales de gas
Demostrémoslo para el caso de la energía eléctrica en España.
Aparte de renovables y de cogeneración, en los últimos quince años solo se han construido centrales de gas, técnicamente denominadas ciclos combinados. Y no pocas: de ninguna en 2001 se ha pasado a cerca de un 25% del total de la potencia instalada en el país en 2012.
Sus promotores –las eléctricas tradicionales– se han hartado de publicitar sus bondades: mayor eficiencia en la transformación de energía, menor contaminación que las centrales de carbón, alta flexibilidad para adaptar su funcionamiento a las condiciones de la demanda… Podemos decir, por tanto, que son el Rolls-Royce de la generación eléctrica.
Lamentablemente es difícil saber lo que nos cuesta cada MWh producido por estas centrales, por la sencilla razón de que la regulación española no impone a ningún organismo su publicación (nótese la diferencia con las renovables, cuyos costes, por tecnología y año de puesta en servicio son publicados todos los meses por la Comisión Nacional de Energía).
Pero he aquí que nuevamente estamos de enhorabuena: a raíz de un informe de la propia CNE de diciembre de 2012 sobre pagos por capacidad, esto es, sobre pagos a las centrales aunque no produzcan energía, hemos podido saber, si no lo que tendrían que ingresar para ganar dinero, sí al menos los costes que es necesario cubrir para que las centrales de gas no lo pierdan. Eso sí, nos tenemos que conformar con un gráfico, el siguiente, copiado de la página 12. Seguramente la publicación de números exactos habría resultado demasiado aventurada.
01
Pues bien, ahora solo tenemos que acudir al informe sobre el sistema eléctrico español correspondiente al año 2012 publicado por Red Eléctrica de España para transformar los valores anteriores, referidos a potencia instalada (MW), en costes por energía (MWh) producida. 

02

03

En efecto, basta multiplicar los costes por MW aportados por la CNE por la potencia instalada y dividir el resultado por la energía producida para obtener el coste por MWh. Es lo que hago en la tabla siguiente, aprovechando para dividir producción entre potencia y obtener así las horas anuales equivalentes de funcionamiento de las centrales. 

04

Los resultados son claros: el coste medio por MWh producido en el último año por las centrales de gas es de 98 €/MWh, habiendo llegado a los 100 un año antes. Incluso en años como 2008 con mucha mayor utilización de estas centrales –verdadero problema del sector intencionadamente ignorado por gran parte de la opinión pública– el coste no bajó en ningún momento de 70 €/MWh.

05



Las Renovables
Pasemos a las renovables. El nuevo sistema ideado en julio de 2013 por el Gobierno impide conocer de forma inmediata el precio que se asigna a este tipo de instalaciones, porque ha desaparecido el concepto de pago por inyección, esto es, de precio fijo por cada MWh producido y se ha sustituido por un sistema bastante complejo –y, en consecuencia, mucho más opaco– que básicamente consiste en un pago fijo por potencia instalada (denominado retribución a la inversión, similar a los pagos por capacidad) que se suma a la retribución propia del mercado mayorista sometida ésta a unos límites inferior y superior.
El Gobierno, por el momento, no contempla que se hagan nuevas renovables en la Península –lo reserva para casos excepcionales, típicamente impuestos por la Unión Europea– pero, a tenor de que el coste de generación convencional es varias veces superior en las islas, sí ha propuesto en agosto de 2013 los parámetros retributivos máximos –para ser beneficiario de ellos hay que ganar un concurso y ofertar por debajo– para las nuevas instalaciones eólicas y fotovoltaicas a construir en las islas.
La propuesta figura a continuación y está referenciada a una retribución “complementaria” por mercado mínima de 42 y máxima de 54 €/MWh. Esto es, un promedio de 48 €/MWh.
6

Me centraré, por ser el sistema de costes más próximos al de la Península, en el caso de las instalaciones eólicas y fotovoltaicas de tipo II (suelo) en Mallorca-Menorca.
Empezando por la eólica, tenemos una retribución a la inversión de 49.231 €/MW. Si suponemos unas 2.500 horas equivalentes de funcionamiento (valor estándar de mercado) esto equivale a unos 20 €/MWh que sumados a los 48 €/MWh de mercado nos dan unos ingresos totales de 68 €/MWh.
Es decir, el Gobierno considera que los nuevos parques eólicos serían rentables hoy percibiendo unos ingresos medios inferiores a los costes actuales de las centrales de gas.
El caso de la fotovoltaica, tachada de inmadura por alguna eléctrica que no cuenta entre sus activos con plantas de esta tecnología, es aún más paradigmático: 16.378 €/MW que divididos entre las 1.700 horas equivalentes promedio de las instalaciones de la tecnología en Baleares nos da menos de 10 €/MWh, que sumados a los 48 €/MWh del mercado resultan menos de 58 €/MWh.
Es decir, el Gobierno reconoce que el coste de la fotovoltaica hoy es al menos un 40% más barato que el gas y aún sigue considerando que las nuevas instalaciones solares deben ser excepcionales.
Y subrayo hoy. Porque la fotovoltaica ha reducido sus costes un 80% en los últimos diez años mientras que el crudo Brent (muy relacionado con el precio del gas en Europa) ha escalado cerca de un 400% en el mismo período. Los análisis a futuro de costes son tan abrumadores que no necesitan ni hoja de cálculo.
No me resisto a detenerme, para concluir, en la comparación de pagos fijos a unas y otras tecnologías. Como puede comprobarse en el informe de la CNE citado anteriormente, durante el año 2012, las centrales de gas han cobrado en concepto de pagos por capacidad, esto es, antes de empezar a generar ni un solo MWh, cerca de 30.000 €/MW. Los pagos fijos que el Gobierno propone ahora para la fotovoltaica son cerca de la mitad. Para el resto de retribución, ambas deberán ir al mismo mercado. Solo que la solar no podrá participar en los servicios de ajuste del sistema que proporcionan relevantes ingresos adicionales a las centrales de gas.
El hecho es más que paradójico en la medida en que las centrales de gas tienen un componente variable en sus costes muy relevante (tanto mayor cuanto mayor es su funcionamiento); mientras que las centrales solares prácticamente no tienen costes variables (el sol, por el momento, es gratis). Una muestra mal de lo desafortunado del nuevo sistema retributivo propuesto por el Gobierno que, en lugar de diseñarse para tratar a cada tecnología según sus costes, fuerza a las renovables a participar en un sistema diseñado para las fósiles.
¿Aún crees que las renovables son caras?
Fuente: http://www.fundacionrenovables.org/2013/10/y-aun-dicen-que-las-renovables-son-caras/

--------------------------------------------------

El déficit de tarifa, un chapucero negocio financiero que perjudica a los consumidores



El déficit de tarifa eléctrica acumula 28.000 millones de euros. Una cifra que, a pesar de las inasumibles y escandalosas subidas de la luz, no deja de crecer: este año, 3.000 millones más. Tras estas cifras se esconde un negocio redondo para las eléctricas, y también un mercado financiero con los bonos de esta deuda, que, con aval del Estado, ofrecen a grandes inversores jugosos intereses que no hacen sino incrementar ese déficit que al final pagarán todos los consumidores.

03-10-2013
Ampliar imagen
El déficit de tarifa eléctrica acumula 28.000 millones de euros. Una cifra que, a pesar de las inasumibles y escandalosas subidas de la luz, no deja de crecer: este año, 3.000 millones más. Tras estas cifras se esconde un negocio redondo para las eléctricas, y también un mercado financiero con los bonos de esta deuda, que, con aval del Estado, ofrecen a grandes inversores jugosos intereses que no hacen sino incrementar ese déficit que al final pagarán todos los consumidores.
Los consumidores lo notan en su factura de la luz: con las últimas subidas, llegan ya recibos de 100, 150 y hasta más de 200 euros. Montantes inasumibles para muchos consumidores en precaria situación económica, y que si se aprueba la reforma eléctrica, experimentarán una vertiginosa escalada en 2014. Todo con una justificación: hay que pagar el déficit de tarifa, el dinero que se adeuda a las compañías eléctricas, acumulada en base a un opaco e injusto mercado eléctrico.  
El déficit es un negocio para las eléctricas, a las que el Gobierno reconoce unos costes de producción superiores a los reales. También lo está siendo, en el ámbito financiero, para grandes inversores. En lugar de cortar con el problema por lo sano, en 2010 se optó por emprender una huida hacia adelante. Para sacar del balance de las eléctricas esta deuda se creó el Fondo de Titulización del Déficit del Sistema Eléctrico (FADE). Se trata de un programa de emisión de bonos que convierte la deuda eléctrica en títulos de deuda que se pueden comprar y vender en el mercado financiero. De esta manera, en lugar de “limpiar” el déficit, se parchea: se saca del balance de las eléctricas y se reconvierte en nueva deuda colocada a inversores.

Jugosos intereses para los grandes inversores que pagarán... ¡Los 
consumidores!

Para que estos bonos resulten atractivos para los inversores, cuentan con un aval del Estado de hasta 26.000 millones de euros, a cargo de los Presupuestos Generales del Estado. Este aval implica que el Estado garantiza a los compradores de bonos el pago del capital invertido, así como los intereses ordinarios y los de demora; así, si el consumidor no lo paga a través del recibo, lo pagará a través del Estado: un negocio nefasto para el consumidor. No así para el inversor: en su última subasta, estos bonos ofrecieron un interés del 5,9% a 5 años y medio de vencimiento. Mucho más tentador para los inversores que el 3,7% que ofrecen los Bonos del Tesoro a 5 años.
Al ofrecer altos intereses a los inversores para intentar paliar a corto plazo el problema el déficit de tarifa, se está generando un negocio que va contra los intereses de los consumidores, ya que, para abonar esa rentabilidad a los inversores, a largo plazo se va a incrementar del déficit eléctrico. Esto repercute directamente en el bolsillo de los consumidores, quienes pagan con su recibo de la luz esta “chapuza” financiera, una espiral que genera más deuda para pagar deuda. Indirectamente, los consumidores también pagan a través del Estado: mientras recortan en políticas sociales, los Presupuestos Generales del Estado de 2014 destinarán 4.153 millones a pagar el déficit.

Invertir con responsabilidad

Los bonos del déficit eléctrico están pensados como un producto para grandes inversores. Así, el FADE establece que la colocación de estos instrumentos financieros se repartirá entre bancos (42%), gestores de fondos (34%), fondos de pensiones y seguros (19%), bancos centrales (3%) y otros (2%). Aunque el porcentaje que podría quedar destinado a inversores minoristas es pequeño, y el importe mínimo a contratar alto (100.000 euros), la buena rentabilidad ofrecida puede animar a algún ahorrador a comprar estos bonos. 
Invertir en bonos de deuda eléctrica es un negocio, pero no debe perderse de vista que es un negocio que van a pagar muy caro los más de 22 millones de usuarios de luz que hay en España.



-----------------------------
y para mas inri : 

El gobierno reconoce que la energía nuclear tiene costes ocultos, imprevisibles y que la sociedad acabará pagando



El 14 de septiembre los ínclitos Cristobal Montoro y José Manuel Soria presentaban el Anteproyecto de ley de medidas fiscales en materia medioambiental y sostenibilidad, en esencia una reforma del mercado eléctrico que recoge nuevos impuestos y que entrará en vigor en 2013. Lo que no advirtieron es que escondía a modo de huevo de pascua digital, una confesión oficial del fiasco económico que se oculta tras la energía nuclear.
El Anteproyecto de ley (ver texto íntegro) en la Exposición de Motivos (página 2, apartado 3, segundo párrafo) dice:
La generación de energía eléctrica mediante la utilización de energía nuclear supone la asunción por parte de la sociedad de una serie de cargas y servidumbres, debido a las peculiaridades inherentes a este tipo de energía, cuyo impacto económico es difícil de evaluar. La sociedad ha de hacerse cargo de una serie de responsabilidades derivadas de los aspectos específicos que inciden en dicha generación, tales como la gestión de los residuos radiactivos generados y el uso de materiales que pueden ser utilizados para fines no pacíficos.
Así que el gobierno popular, que no ha escatimado saliva propagando el dogma de que la energía nuclear es barata, reconoce en documento oficial que genera una serie de “cargas y servidumbres de impacto económico difícil de evaluar”. Ya se lo traduzco. Se refieren a los costes de mantenimiento durante miles de años de los residuos nucleares, de los gastos billonarios que supondrían un accidente nuclear y del enorme coste del desmantelamiento de las centrales una vez finalizada su vida útil.
El documento continúa confirmando una de las tesis que los antinucleares esgrimimos contra la energía nuclear: “…la valoración del coste total del desmantelamiento de las centrales nucleares y la gestión definitiva de los residuos radiactivos mantienen un alto grado de incertidumbre que, en última instancia, se trasladaría a la sociedad.” Así que “las amortizadas centrales nucleares”, según afirma Soria en cuanto tiene un micrófono ante el bigote, no lo están, sino que mantienen costes ocultos, de monto incierto y encima se asume que su cobertura recaerá en la población.
Tal incertidumbre lo es porque el gobierno quiere que así sea, ya que cuantificar el coste oculto de la energía nuclear no es imposible. De hecho, Ecologistas en Acción realizó un exhaustivo informe tituladoHacia la internalización de los costes ocultos de las nucleares en el que daba las cifras. Y asustan. Recordemos sencillamente que el desmantelamiento de la central Vandellós 1 en el año 2000 costó 115.000 millones de pesetas (cerca de 7.000 millones de euros). Si este coste previsto e ineludible se trasladará al precio de la energía suministrada por las centrales durante su vida, de modo que no recayerá después en el Estado, haría que viéramos que en realidad el KW nuclear cuesta un 50% más.
Admite también el anteproyecto de ley que “…el Estado asume la titularidad de los residuos radiactivos una vez se haya procedido a su almacenamiento definitivo…”. Es decir, las compañías eléctricas se lucran durante la vida de la central y su basura radiactiva y el marrón de los restos tras su clausura pasan al Estado. O sea, nosotros. Gran negocio.
Pero no olvidemos que el dispendio oficialmente proclamado es invertir en energías renovables. Qué país.

--------------------------------------

Pánico entre las compañías Eléctricas



Las recientes declaraciones emitidas por los presidentes de las empresas eléctricas españolas en Europa, solicitando reprimir a las Energías Renovables que tanto defiende la Unión Europea como salida inmediata a la dependencia energética del exterior de los Estados Miembros, solo tiene una interpretación; hay un tremendo miedo a perder el dominio que actualmente ejercen sobre la sociedad.
El ciudadano ha pasado de ser consumidor a generador de su propia Energía. Los avances tecnológicos van a tal velocidad que ya no tiene punto de retorno, es imparable. Sirva como ejemplo que la ciencia ya ha desarrollado el cristal fotónico, el cual permite captar la radiación solar y convertirla en Energía que alimenta al edificio donde está instalado, como por ejemplo en las ventanas. 
Estas empresas egoístas solo pretenden mantener su posición en el mercado, por lo que están dispuestas a pedir, rogar, suplicar en cualquier lugar institucional (en este caso la Unión Europea) que se eliminen las subvenciones a las renovables. Resulta paradójico que estas mismas empresas han sido las principales perceptoras de las ayudas que los diversos Gobiernos de España han invertido en Energías Renovables, de ahí que los principales representantes políticos se encuentren ahora en los Consejos de Administración de estas compañías.
Ahora parece ser que, en palabras del Presidente de Iberdrola, la apuesta económica a las Energías Renovables ha sido precipitada. Eso mismo no lo hubiera dicho mientras recibía millones de euros en subvenciones y primas al régimen especial. Hay que destacar que esta compañía eléctrica ha facturado en el periodo  2008-2012 más de 146.034.000.000 millones de euros (242,4 Billones de pesetas) y según datos oficiales emitidos por esta empresa, es la primera compañía mundial en instalaciones eólicas (energía renovable). Resulta curioso que la inversión en el extranjero en parques eólicos sea del 65% de esta empresa, por lo que se deduce de estos datos que hay en su propia pagina web, que con el dinero de los Españoles la compañía Iberdrola se ha dedicado a instalar molinos eólicos en EE.UU, Mexico, Brasil, Reino Unido .... 
Pero lo que resulta más preocupante son las amenazas emitidas en el seno de la Unión Europea, con descaro y sin ningún tipo de pudor, de que se podrían empezar a sufrir apagones de electricidad en determinados puntos de la geografía española. Estas declaraciones son actualmente objeto de estudio jurídico por parte de los servicios de la Asociación ASECE, pues España tiene los suficientes recursos energéticos como para disponer de la electricidad necesaria como para que nos vengan ahora con apagones intencionados. En breve se emitirá un informe concluyendo si estas amenazas tienen cuerpo jurídico suficiente como para ejercer los derechos que legalmente le pudieran corresponder a quien sufra estas insinuaciones.
Y para concluir y cerrar el circulo vicioso de estas prepotentes advertencias, tenemos el Código Técnico de la Edificación (R.D. 314/2006) que no es ni mas ni menos que una obligación establecida y regulada en la Ley de Ordenación de la Edificación (38/1999) y que además se correlaciona con las Directivas Europeas 2002/91, 2010/31 y 2008/28. 
Esta norma jurídica española establece la obligación de que los edificios recogidos en el DB-HE, tanto en nueva ejecución como en reforma y/o rehabilitación, han de contribuir obligatoriamente con una contribución de energía eléctrica mediante sistema fotovoltaico (energía renovable), por lo que el incumplimiento voluntario de esta normativa conllevaría la ejecución de la responsabilidad civil establecida en el artículo 17 de la mencionada Ley 38/1999. A ningún Agente de la Edificación regulado por la mencionada Ley se le ocurriría eliminar esta obligatoriedad, pues las consecuencias por incumplimiento podrían ser peligrosas.
Además, el pasado 25 de septiembre en el Congreso de los Diputados se ha aprobado que las Garantías Trienales establecidas en la Ley 38/1999 se activen a la mayor brevedad posible, afectando directamente a la Habitabilidad del Edificio, incluyendo las instalaciones de Energías Renovables. A ver quien se atreve ahora a no instalar placas fotovoltaicas. 
------------------------------
Y como en toda guerra que sea digna de llamarse, las amenazas son las primeras  que salen al campo de batalla 
-----------------------------------------------------

Los usuarios de placas solares barajan la posibilidad de desengancharse de la red

Ser insumiso, dejar de usar la instalación fotovoltaica o desconectarse de la red eléctrica son las opciones que los dueños de placas de energía solar barajan
Sábado, 12 de octubre de 2013  |  Aldara Pérez Alonso
[Img #18660]
Techo solar en una casa
 Para actuar frente al futuro real decreto de autoconsumo eléctrico, que consideran "absurdo, injusto y aberrante".

La propuesta de regulación del autoconsumo, todavía pendiente de aprobar por el Gobierno, introduce el llamado "peaje de respaldo", una carga económica para que los que produzcan su propia energía y estén conectados a la red eléctrica contribuyan a los costes del sistema.

"Esta medida es un despropósito y no quiero ceder ante la injusticia" ha señalado a EFE, Ricard Jornet, dueño de una instalación fotovoltaica de 8 kw en su restaurante de Mataró, por lo que se propone no pagar hasta que una sentencia judicial le obligue.

Jornet quiso que su restaurante fuese sostenible y también demostrar que es posible y viable producir su propia energía, por lo que instaló las placas hace un año sin subvención.

La misma idea de sostenibilidad fue la que llevó a Esther Sánchez a instalar 19,7 kW de placas solares en Can Boada, el centro geriátrico que dirige: es una filosofía de vida, ha relatado a EFE, "si cuidas de personas, también tienes que preocuparte por su planeta".

Para Sánchez, la vía de escape ante la reforma es intentar ser autosuficiente y está estudiando el coste de instalar unas baterías que acumulen la energía producida sobrante para poder ser "autónoma".

Esta misma idea de "desconectarse de la red" para evitar pagar el peaje es la que baraja Jornet, por ello se plantea dividir su restaurante, que es premio al mejor proyecto solar europeo, en dos partes: uno con las placas fuera del sistema y otro conectado sin instalación fotovoltaica.

Ambos proyectos y sus cálculos iniciales se ven "truncados" con estas medidas, porque con la reforma cada kilovatio-hora pasará a costar 9 céntimos -hasta ahora lo autoproducido es gratis-, con lo que los períodos para amortizar la inversión se alargan.

Las dos instalaciones fotovoltaicas además de este peaje tendrán que instalar un doble contador (que supone otra inversión de mil o 2.000 euros), y en caso de no declarar la existencia de placas, para intentar evitar los pagos, podrán ser sancionados con multas de hasta 30 millones de euros.

Hasta ahora, la opción solar "era rentable" porque en los últimos cuatro años el precio de los paneles ha descendido en un 80 por cierto ha asegurado a EFE Ángel Hurtado, ingeniero industrial de Solarfam, empresa instaladora de energías renovables, pero si se aprueba el decreto, según sus cálculos se frenarán el 90 por ciento de las nuevos proyectos.

"Producir energía solar es lo mismo que si cultivas y consumes tus lechugas, pero en este caso al autoconsumir, dejas de comprar a las grandes eléctricas, quienes han promovido esta reforma para no ver disminuidas sus ventas" ha señalado Hurtado.

El peaje para Juan Antonio Cabrero, que tiene en el tejado de su casa una instalación fotovoltaica de 7 kW, es "un disparate" y en su caso, el autoconsumo deja de ser una opción "atractiva" para ser "inviable", porque pagaría un 27 por ciento más que si estuviera conectado a la red.

Para Cabrero, las opciones para sus placas de energía solar son anularlas y dejar de usarlas, no declararlas y arriesgarse a las sanciones o pagar según el nuevo real decreto.

Además, Cabrero ha señalado que este decreto va en contra de toda la política de la Unión Europea y en contra de las recomendaciones de la Comisión Nacional del Energía, que el mes pasado pidió al Gobierno que elimine estos "cargos" porque son discriminatorios y desincentivan la eficiencia energética.  
-----------------------------------------------------
Llegados a este punto de la contienda damos paso a sus enemigos, que dependiendo del lado que el lector se posicione serán  unos o otros cada uno que elija su postura 
-------
Empezamos por el Galan de   q pertenece al loby de   que tampoco se corta en lanzar sus amenazas 
-----------------------
ENTREVISTA EN HERRERA EN LA ONDA
José Ignacio Sánchez Galán: 'La energía solar es un lujo que pagan los ciudadanos'
  • ondacero.es
  •  



El presidente y consejero delegado de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, considera en Herrera en la Onda que el desajuste en nuestra energía se encuentra en la energía solar. Explica que "el 57% de lo que pagamos en nuestro recibo se va en primas, impuestos y subvenciones", entre ellas un 21% a las renovables. Asegura que de ese porcentaje, un 8,5% se va en la energía solar, que produce sólo el 5% de la energía en España.
(aqui  le podeis escuchar)
Carlos Herrera con Ignacio Sánchez Galán, presidente de IberdrolaCarlos Herrera con Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola| Foto: Onda Cero
Explica que, en este sentido, la energía solar supondría un gasto de 400€ a los ciudadanos en comparación con la eólica que nos costaría 80€. "Si queremos una renovable y las tenemos baratas, como las eólicas, ¿por qué hacer renovables a 400€ como la solar?".
Considera que "España ha vuelto a estar en el punto de mira de los mercados internacionales", algo en lo que influyen las políticas de reformas que ha llevado a cabo el Gobierno, "su resistencia y oposición al rescate fue acertadísima". Además, asegura que "ningún inversor extranjero me ha preguntado por las reinvindicaciones catalanas, pero sí por las reformas del Gobierno".

--------------------------------
Y por parte de   con  las FAES 


----------
Como dice el titulo las espadas están en lo alto EMPIEZA LA GUERRA  Y COMO " en" TODA GUERRA LOS DAÑOS COLATERALES "" LOS CIUDADANOS "
Un saludo y espero no haber sido demasiado TOCHO 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada